distribución farmacéutica

El actual modelo de farmacia, pendiente de los cambios en la distribución farmacéutica

Las fusiones en distribución amenazan la cercanía con la farmacia y su margen de negociación

Distribuidoras farmacéuticas como Disfaro permanecen a la expectativa de cómo evoluciona el sector de la distribución en España en relación a las concentraciones del sector y apuestan por mantener un modelo competitivo y justo para todos

Martes 9 de mayo de 2017. El sector de la distribución farmacéutica en España se enfrenta actualmente a un proceso de reflexión y cambio con la unión de cooperativas y el acecho de las multinacionales. No obstante, algunas distribuidoras farmacéuticas alertan de los riesgos de la concentración para la relación con las farmacias y señalan la pérdida de cercanía y de posibilidad de negociación de estas.

Manel González, administrador de Disfaro, distribuidora farmacéutica que opera en Cataluña y la única empresa de capital privado de amplia gama con dos centros de distribución en Cataluña, asegura que “las grandes fusiones y las multinacionales van en detrimento de la competitividad entre las distribuidoras afectando al margen del farmacéutico” y ha añadido que “a las farmacias no les dejarán mucho margen de negociación y deberán aceptar las nuevas condiciones, es decir “café para todos”.

La pérdida de cercanía con las farmacias es uno de los principales problemas de las fusiones en distribución, reconocido incluso por sus partidarios. A esto hay que sumar que una falta de diversidad en el sector de la distribución farmacéutica “hará que la competitividad sea casi nula y esto repercutirá negativamente en las farmacias, afectando a precios y márgenes”, indica Manel González. Incluso para las propias distribuidoras farmacéuticas, la concentración supone un riesgo, ya que hay que tomar decisiones difíciles, adaptarse a una nueva compañía e intentar integrar en ella las particularidades de las diferentes empresas. Todo ello provoca incertidumbre en el sector.

El modelo de distribución debe primar el servicio, eficacia y subministro de medicamentos a todas las oficinas de farmacia y, al mismo tiempo, velar por los intereses del ciudadano priorizando el modelo actual de farmacia como su agente sanitario más cercano. Para que las oficinas de farmacia puedan seguir ofreciendo este modelo “la clave es ofrecer un servicio de proximidad, diversidad y asesoramiento a las farmacias sin dejar de ofrecer la calidad en el servicio”, expone el administrador de Disfaro. En este contexto, para las empresas distribuidoras también es importante mantener el Certificado de Buenas Prácticas de Distribución Farmacéutica (BPD) como garantía de calidad y confianza. Manel González ha manifestado que “Disfaro tiene las BPD que certifican la excelencia en el funcionamiento de todos los ámbitos de la distribución, además de garantizar siempre la trazabilidad del producto en toda la cadena de suministro”.

“Disfaro trabaja para ser un almacén puntero en proximidad y calidad en el servicio sin obligar a la oficina de farmacia a grandes volúmenes de compra para tener el mismo servicio de calidad” ha explicado el administrador de la distribuidora. Para Manel González “el ser de Disfaro es ser próximo y no imponer una cifra mínima de compra a las oficinas de farmacia, garantizando siempre el trato personalizado sin aplicar ningún cargo logístico”.

Mantener un modelo de distribución cercano a las oficinas de farmacias y avalado por el certificado de Buenas Prácticas de Distribución es esencial para garantizar el acceso seguro y eficaz de la población al medicamento.

Publicado en Actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − siete =